martes, 22 de marzo de 2011

Tentaciones y algunos aforismos.


Aquella noche tenía algo de especial, lo juro. Las sábanas eran mas suaves, la piel más sedosa que nunca. Las mejillas disfrazaban tu mirada, el viento se abría paso entre las cortinas. Los pasos no existían descalzos. El sonido conducía el silencio como melodía. El reposacabezas improvisado por almohada y pared hacía yacer la rutina para convertirla en paz. Despertarme para saber que los caminos optarían por separarse..


Es curioso y por eso no queda más remedio que compartirlo; desde mi ventana todas las esquinas parecen lisas, hasta que despiertan las sombras. Un atril puede sostener una partitura, un rostro debe sostener una sonrisa. Equivocarse no es una opción, en este mundo de humanos hace tiempo se volvío obligación. Si crees que estás solo es que no conoces la soledad, los recuerdos pueden torturarte. Si cada día que pasa el ángulo es más obtuso habrá que cambiar el cristal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada