lunes, 8 de junio de 2009

La miel del presente..



Aún recuerdo aquella noche, sí, lo recuerdo como si fuese ayer, tu te escondias detrás de una mirada inocente, sin intención de llamar mi atención, con la verguenza de un rostro que insinuaba miedo y pena, como necesitando alguien para recostarse sobre su hombro y suspirar todo aquello por lo que no podías ser feliz.

Era una fría noche de Noviembre, quizás fue.. coincidencia, yo sonrio timidamente cuando lo pienso y recapacito, pues yo creo que el destino no es más que la razón por la cual vivimos, cada uno marca su futuro, el segundo después de que yo escriba, hable o realice cualquier acción es aquello por lo que vivo, dependeré de ello para siempre, el amor es algo que también forma parte de ello, no hay duda. Estoy seguro, si hay algo de lo que realmente estoy seguro es que todo aquello estaba firmado por alguien, no, no fue casualidad, un contrato sin fecha de caducidad que finalmente sería postrado sobre un estante abandonado.

Quizás cuando te observe de frente vi en tus pupilas el reflejo de una etapa que aún nos quedaba por vivir juntos, si, ojos que mostraban el futuro, la máquina del tiempo, o mejor dicho, las retinas del tiempo. Es extraño lo que el tiempo hace, puede cambiar por completo a una persona, y hacer que lo que ayer fue un beso apasionado que te hacía temblar por completo se puede convertir en una mirada de insatisfacción o de olvido, quizás no todo es para siempre..

Yo me opongo a pensarlo, pues yo creo que a veces sí todo es para siempre, quizás en un futuro lo olvides o como dijo Xhelazz, cambié de lugar en la memoria, pero dentro, en lo más hondo de tus sentimientos, en lo más profundo, aún lo recuerdes, y aún lo ames, sabiendo que ya jamás podrá ser como en sus inicios.

Vive la miel del presente.



1 comentario:

  1. Argi, que bonito.. Me ha gustado mucho.

    Mucha miel Resh:) Jajaja

    ResponderEliminar