lunes, 26 de julio de 2010

Moon.


Esta noche he sacado una conclusión, que grande es el cielo y que poco me conozco. Estaba ahí, tumbado en las piedras de una playa casi desierta, romántica diría yo. Yo y ella, la luna. A veces me daba por mirar el mar, mezcla entre nostálgia y deseo, y es que mis deseos mueren donde comienza el horizonte. Otras por observar la luna, hoy se sentía plena, coqueta ella, vergonzosa entre miradas, atráctiva entre guiños. Como cómplices, un par de amigos, hablábamos de cosas vanales.. o no, quien sabe. Como víctimas, el aire y sus entrañas. Es bonito el cielo, tan sencilla su belleza pero tan compleja a la vez. Culpable de que todos alguna vez desafiemos a nuestro interior filósofo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada